sábado, 4 de septiembre de 2010

Cuatro de Septiembre


Sábado 4 de septiembre


Que puedo decir de este día, cada vez me siento menos conectada, extraño un poco mi conexión, pero también entiendo que era normal. Creo que cada vez entiendo más cuando regresa. Pero como siempre solo me lo puedo explicar con un cuento.


Adiós conexión Unicornio


Estaba sola en mi cuarto, lo había estado preparando por si tú regresabas, pero esta vez para darte una patada en la cara.

-Hola,- me dijiste


-Hola pequeña unicornia,- te dije ó más bien me dije a mi misma.


-Cuéntame un chiste,- dijiste algo nerviosa,- vamos a jugar, quiero salir, quiero ir a jugar nuestro juego favorito.


- Ya no puedo, es difícil de explicar, pero ya no puedo, acabo de cumplir veinte años, ya no puedo acompañarte, tengo cosas que hacer aquí.


-¿Qué es más importante que yo?


- Pues yo, la nueva yo, he venido a ocupar tu puesto, he venido a decirte que solo podremos estar juntas en sueños, dónde eres el tesoro más preciado, pero ya no más, ya no podemos estar juntas.


-Pero,- te enojas, te sueltas en ira, quieres jugar a como de lugar.


-Mejor en lugar de jugar acompáñame a ver algo que nos gusta a las dos, ya sabes a que me refiero, ay que ser cómplices no contrincantes, ya me canse, veme estoy cansada de luchar contigo, mejor se mi amiga, y te dejare quedarte, pero debes darme algo a cambio.


-¿Qué?


- Tu voz y tus ojos; tu cuerpo debes entregármelo todo porque yo también lo necesito. Lo necesito para que salgamos juntas, para que salgamos afuera, para que me curen.
Lloró y pataleo, llore yo, la iba a extrañar pero dentro de mi sabía que era parte de la transformación, ella iba a disfrutar más estando a mi lado, que queriendo irse de aquí, descubriendo una nueva comunicación a su lado. Una que lo demás pudieran entender.


-Adiós.


-No pequeña, se dice hola buenos días. Y si te quieres lucir, felicítame por mis veinte años.

Yo prometo que escribiré cuentos sobre ti.

No hay comentarios: