lunes, 2 de noviembre de 2009

Soliloquio


Y, sigo aquí viendo a la vida fluir, despertando de sus cada vez más mágicos e irreales sueños. Día tras día sin saber si debo seguir preguntándome, cosas, situaciones, preguntándome diario que caso tiene preguntarse eso. Preguntas con respuestas que no me dejan del todo satisfecha, porque no hay respuestas coherentes para las preguntas que me hago.


Y ¿Qué es la vida? ¿Preguntarse? ¿Responderse? Aprender a adaptarse a una de las muchas rutinas que vivo. Aprender que por más que coma un día siempre voy a tener hambre al siguiente. Aprender que por más que aprenda, no vale tanto cuanto he aprendido, sino la forma en que lo he aprendido, mis sorpresas, mis llantos, mis ilusiones, todo junto en un núcleo de energía que soy yo.


Mientras tanto, la vida sigue, conmigo intentando llevarle el paso, a veces dejándola un rato de lado para irme.


¿Irte? ¿A dónde? Adonde sea, a cualquier lugar que me saque de la rutina que he escogido, que me sorprenda, que me haga probar sabores con la piel, oír murmullos entre mis lágrimas, a veces transformarme en animal.


¿Qué animal? Cualquiera, que me haga nadar lo más profundo, volar lo más alto, ó un animal que me deje sentir, sentir el instinto, cuando alguien me va a cazar. Tener patas rápidas, para huir, para sobrevivir. Ser una mariposa también, tener una vida corta pero plagada de adrenalina, pasar de ser una larva, a una crisálida y luego admirar el trabajo del cautiverio, mostrándole a todos mis hermosas alas, solo me durarán unas semanas, mi vida de mariposa es corta.


¿Y ahora qué? Ahora, respirar, levantar un brazo, ya no siento como mis músculos se mueven uno a uno para lograr un movimiento, los siento todos en conjunto, pero creo haber sentido antes, cada fibra de mis tejidos al contraerse.


¿Sientes? Si, sigo sintiendo, ahora lo que más siento es que me estás haciendo demasiadas preguntas. ¿Cuál de todas eres tú? La que tú quieras que sea, igualmente todas soy yo. Entonces ¿Cuántas yo hay en yo? Las que necesites para sobrevivir, las que necesite para sobrevivir, las que quieran llegar a mi cuerpo, este solo es un transporte de energía, mi cuerpo ya no las siente llegar e irse, ya no me duele ni me molestan sus interacciones en mí. Yo también invado los cuerpos de otros. Los pienso, me voy, llego a ellos, y me meto, juego en ellos, vivo un poco de sus esencias, cuando extraño mi cuerpo es que regreso. ¿Cómo diferencio? Como diferencio que soy yo la que se va y no eres tú. Tú que también entras y sales en mi, que a veces me desases con tus pensamientos, haces que yo viva lo que piensas, sabes que puedes hacerlo, mientras no seas ella.


¿Ella? Si, ella también está por aquí, nunca se va, le encanta dominarme por completo. Ella es la única que me molesta, pero yo también he aprendido a manejarla, he aprendido a decirle que no.
Que no. ¿Por qué? porque está loca, sus gustos se guían por todo lo que sea atasque y que me haga daño, no deja que entren otros en mi, y a mí no me deja salir, tengo que estar aquí pendiente de que no haga nada, por eso por el momento no me puedo ir.
Debemos sacar sus ruidos para salvarte. Si es lo que me digo todos los días, debo sacarla para salvarme, pero no me malinterpretes, no es ruidosa, más bien es muy callada y cautelosa, todo lo hace sin que yo me dé cuenta, y cuando me doy cuenta ya estoy haciendo lo que ella dice y ya no la puedo detener.


¿Entonces? Hay que aprisionarla, hay que estar todas pendientes, inmovilizarla, para que se empiece a desesperar, esa es la parte más difícil. Cuando se desespera empieza a pegar dentro de mí, diciéndome que la deje ser, es muy fuerte, la mayoría de las veces ella gana.
¿De quién hablan? Hablamos de ella. Queremos sacarla. Necesitamos todo para hacerlo, entre más de nosotras haya, será más difícil para ella subsistir. Cuenten conmigo. Ya somos tres. Podríamos engañarla, hacerle pensar que le estamos dando lo que quiere. Pero no es tonta, se va a dar cuenta. Cuando se dé cuenta vamos a estar preparadas para no dejarla actuar.


Vamos por ella. Una conspiración contra el ego. Porque quiero seguir siendo mariposa, quiero ir a perderme en mis jardines, quiero sentir lo fluido de todas ustedes saliendo y entrando en mi.

3 comentarios:

malu dijo...

Me encanta todo el rollo de las diferentes personalidades, yo creo que debes explorar más esto, me gustó mucho. Creo que estás dejando fluir mucho mejor las ideas.

Poc dijo...

Quedé encantado, petrificado, atónito.

luch dijo...

pues encantado se oye chido pero petrificado...mmmm me hace dudar