miércoles, 11 de noviembre de 2009

Crónica de un dolor de muela


Simplemente creo que sentí demasiado, entonces decidí dejar de sentir. Porque me duele, duele y me desconecta; solo la mitad, se fue mi izquierda mitad, la derecha sigue aquí, checando que no choque con la pared. Al irse, mi izquierda mitad, se despidió, me comentó que no quería estar aquí por el momento, que estaba gastando más energía en soportar el dolor, que, a que si se iba, y por mi mejor, pero ahora solo funciono a la mitad. Solo la mitad de mi ve, solo escucho la mitad de la canción, solo la mitad de mi siente. Pero y entonces ¿Qué siente mi izquierda mitad que ya se fue? No sé, solo espero que se sienta bien. De mientras, una yo cortada a la mitad es la que cuida el cuerpo.

No hay comentarios: